jueves, 18 de diciembre de 2014

Convivir con lo que ignoramos



Amo a la gente que dice “No sé” cuando no sabe. La respeto. Aprendo con ella.

Se dice en la mitología oriental que la diosa Durga representa, entre otras cosas, lo desconocido: aquello que ni siquiera la ciencia podría develar. Me encanta esa imagen: la ciencia avanzando, el conocimiento queriendo cortar la niebla como con una tijera… pero para hallar que el reino de Durga no sólo no se achica a medida que el conocimiento avanza, sino que, por el contrario, se vuelve más vasto, más misterioso, más ilimitado.

Un buen científico es el que sabe que hay más de lo que ignora, que de lo que sabe. Se sobrecoge por lo que aparece ante sus ojos; se maravilla. Y guarda profundo respeto ante eso desconocido, sabiendo que sólo podrá formular hipótesis y, sobre todo, que una hipótesis no es una conclusión: es un supuesto que habrá que comprobar (o que quizás nunca pueda ser comprobado, sino que servirá como muleta provisoria para seguir caminando hacia el procurar comprender un poco más).

Buscando antiguos correos encontré una gacetilla que recibía con pasión cada mes, en el año 2007. Hablaba de los secretos del mar, y la escribía un instructor de buceo llamado Tito Rodríguez. Un día, uno de esos correos que yo tanto esperaba traía la noticia de que el corazón de Tito se había detenido en el fondo del mar, mientras buceaba. Me atravesó saberlo. Extrañé sus correos; añoré a esa persona que nunca llegué a conocer, pero que me acompañaba a asombrarme. Hoy, encuentro sus palabras:

Un extraño tiburón se acercó a la superficie. Es un tiburón desconocido, su forma resulta extraña y no figura en los catálogos, su nombre no figura en los listados porque aún no tiene nombre. El mundo se sorprende, la prensa lo llama “el tiburón prehistórico” ¿acaso no lo son todos? Los seudo científicos esbozan un pre-retrato: ‘Es un tiburón que vive a más de mil metros de profundidad’. ¿Cómo aseverar ante lo desconocido? Tal vez, ponerle títulos a la ignorancia nos aleja de ella.

Pero… ¿de dónde proviene la sorpresa? El Censo de Vida Marina que se está desarrollando actualmente indica que apenas conocemos un 15 % de los peces existentes en los mares del mundo. Lo que significa, claramente, que el 85% nos son totalmente desconocidos. Si sacamos la cuenta de que hay más peces que aves, mamíferos y reptiles juntos, podríamos asegurar que desconocemos a la mayor parte de los animales que pueblan nuestro planeta”.

Es cierto, Tito: “Tal vez, ponerle títulos a la ignorancia nos aleja de ella”. Por eso: cuidado. Porque cuando esto mismo sucede en relación al océano interno de una persona, al ponerle etiquetas equivocadas por no tolerar la ignorancia, podemos estar generando una profunda confusión (en nosotros mismos y en el otro). Estaremos clasificando a las habichuelas dentro del grupo de los anfibios, y luego, andaremos por la vida muy satisfechos de “haber resuelto el problema”.

Yo no puedo hablar de mar ni de insectos. No sé el nombre de las constelaciones ni distingo la fórmula del benceno respecto de la del ácido clorhídrico. Yo sólo sé escuchar. Durante treinta años he escuchado. He escuchado amar, duelar, enojarse, sufrir, anhelar, buscar, encontrar, perder… He escuchado gente. Y me consta que un terapeuta, o un humano que se navega por dentro, necesitan tener muy claro dónde empieza el reino de Durga (tanto como un navegante precisa saber que está atravesando el Ecuador o entrando al Triángulo de las Bermudas).

Le hará falta ser paciente con la propia ignorancia. Ser modesto. Y, si estamos buscando ayuda, ser muy, muy prudentes. Porque una de las cosas difíciles de decir es “No sé”. Y cuando no se puede decirlo, tomamos la etiquetadora de remarcar los precios en el supermercado, pero la usamos para generar confusión pegando etiquetas explicativas. “Tu cáncer de estómago es por algo que no quisiste digerir”. “Esta fobia se debe a que hay una energía densa que estás absorbiendo de tu pareja y de su hijo”. “Típico del complejo de castración: no habrá pareja que se quede a tu lado”. “El enojo que se aloja en tu plexo solar es resultado de tu vida anterior, en el que fuiste herida en medio de la batalla cuando tenías a tu niño en brazos”. “Esta técnica es para alinear tu ego con el eje de la galaxia”. “Voy a decodificar de tus células el karma de tu familia y el de los hijos que tengan tus descendientes”. “Me lo han dicho los Maestros Guías”. “Lo sé por las plantas sagradas”. “Me ha bajado esta información”. 
No piensen que estoy inventando todo esto: ¡no me alcanzaría la creatividad! Son cosas que escuché, junto con muchísimas más, ante pacientes atribulados por el gran “hallazgo” del sanador en cuestión.

¡Cáspita! Cuidado con poner etiquetas. Cuidado con comprarlas. En síntesis: ¡cuidado con no dudar, por favor! Y cuidado con usar palabras científicas para aquello que, sencillamente, no sabemos. La palabra “cuántico”, por ejemplo, -tremendamente respetable en el área de la Física- está hoy en boca de cualquier persona para explicar por qué el nene tiene tos, y su doble etérico está en el futuro a punto de necesitar un cambio de pañales (cosa que, si la hacemos, modificará cuánticamente el destino de toda nuestra progenie).

Perdón si molesto a alguien con la ironía. Les pido un poquito de paciencia para conmigo, esta vez: he escuchado. Y me ha cansado todo este asunto: me subleva. Porque daña. He visto a tanta gente confundida, perdiendo tiempo en teorías o técnicas traídas de los pelos, llevando el estigma de “diagnósticos” que carecen de fundamento. Las librerías están llenas de ello. Los programas de radio, la TV. Cuanto más improbable es su fundamento, más ceros tiene el costo del taller, de la sesión, del cristal mágico…

Necesitamos volvernos más modestos. Sí, querido Tito, a quien nunca tuve el gusto de mirar a los ojos. Aunque nos quedemos así, flotando en lo no conocido. Pero el “No sé” habilitará una puerta valiosísima: la de seguir investigando, sin buscar la salida fácil, sin decir que podemos lo que no podemos. O quizás dejando que pueda aquello a lo que es mejor no ponerle nombre (como lo han hecho los grandes terapeutas, queridos Carl Jung, Milton Erickson y tantos otros…). Otorgándole a Durga su justo lugar.

Virginia Gawel, para Sophia OnLine, octubre 2014.

5 comentarios:

  1. Gracias Virginia por compartir tu pensamiento. Me llevó a una etapa de mi vida en la que estaba estudiando en la Universidad de Alcalá de Henares y como cierre, hicimos un encuentro con los compañeros. Uno de ellos nos regaló una caricatura. La mia era: mi mano levantada con un globito que decía :"Profesor ...una duda" Que hermoso recuerdo

    ResponderEliminar
  2. Querida virginia...mas que sabias tus palabras, y no porque la sabiduría no tenga dudas, pero si sensatez, si hay algo que voy des-cubriendo es eso, lo atinado de tu decir. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Que valioso texto,y que útil seria que las personas que andan inventando barbaridades puedan si quiera entender algunas de estas palabras

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Virginia!! Como siempre, nos das pautas y referencias para aprender a mirar con mirada amable nuestro actuar, accionar... Muy sabio todo esto de cuidarse de "etiquetar" o de quienes "etiquetan" sin cuidado...
    Un abrazo!
    Lili

    ResponderEliminar
  5. Hola Virginia! convivir con lo que no sabemos con los no sè... y esperar activamente debe ser una de las cosas que màs me cuestan :) y no etiquetar.. bello el texto! Gracias, Cariños,Lisi

    ResponderEliminar